6 Aspectos que afectan la velocidad de carga de una web

Aspectos que afectan la velocidad de carga de una web

Desde hace años atrás hasta la actualidad, se ha repetido que la velocidad de un sitio web es esencial para destacar en los buscadores, porque es básico para una buena experiencia del usuario.

No obstante, a pesar de saber esto, pocos se dan cuenta que la velocidad con la que carga su sitio, no es precisamente la mejor.

Diversos elementos pueden influir en la rapidez con la que una página se carga, y es esencial abordar estos aspectos para asegurar un rendimiento bien visto por los buscadores y los usuarios.

Alojamiento que no da la talla

El servicio de alojamiento web desempeña un papel fundamental en la velocidad de carga de un sitio. Por lo general se cree que un hosting cualquiera va a brindar los recursos que hacen falta para que esto no suceda, pero no siempre sucede de esta manera.

Optar por un proveedor de alojamiento de baja calidad o con recursos insuficientes puede resultar en tiempos de carga prolongados. La capacidad del servidor, la ubicación geográfica de los centros de datos y la calidad de la infraestructura son factores a considerar al elegir un servicio de alojamiento web.

Además, la falta de escalabilidad puede llevar a problemas de rendimiento a medida que el tráfico del sitio aumenta.

Archivos sin optimización previa

Los archivos multimedia, como imágenes y vídeos, pero igualmente otros como PDF o DOC, son a menudo responsables de tiempos de carga más lentos en el caso de que estos sean pesados.

La falta de optimización de estos archivos puede ser perjudicial para la velocidad de la página. Es esencial comprimir imágenes, utilizar formatos eficientes y aprovechar técnicas como la carga diferida para minimizar el impacto de estos elementos en el rendimiento general del sitio.

Lo mejor es que la optimización de archivos no solo reduce el tiempo de carga, sino que también ayuda a ahorrar ancho de banda y mejora la experiencia del usuario.

Uso excesivo de plugins innecesarios

Los plugins son herramientas poderosas pensados para agregar diversas funcionalidades valiosas a un sitio web, por ende, se recomienda instalarlos. Sin embargo, el uso excesivo de plugins puede tener un impacto negativo en la velocidad de carga.

Cada plugin adicional aumenta la cantidad de solicitudes al servidor, generando conflictos entre ellos. Es esencial revisar regularmente los plugins instalados, desactivar los innecesarios y buscar alternativas más eficientes.

Algo que es recomendable es elegir plugins bien optimizados y mantenidos por desarrolladores confiables para obtener su mejor versión.

No usar un plugin de caché

Si bien el exceso de plugins afecta por lo ya explicado, falta de un plugin de caché puede ralentizar significativamente la velocidad de carga de un sitio web. Los plugins de caché almacenan versiones estáticas de las páginas, reduciendo la carga en el servidor y acelerando la entrega de contenido a los usuarios.

La implementación de un buen plugin de caché marcará la diferencia positiva en términos de rendimiento, por lo tanto, dejarlo de lado es uno de esos graves errores que no se deben seguir cometiendo.

Código innecesario y redundante

El exceso de código innecesario o redundante va a contribuir sin duda a una carga lenta de la página. Limpiar y optimizar el código, eliminando scripts y estilos no utilizados, puede mejorar significativamente la velocidad de carga.

Incluso, llegar a utilizar técnicas como la minimización y la concatenación de archivos CSS y JavaScript puede reducir el número de solicitudes al servidor, mejorando la eficiencia del sitio, lo que agradecerán los visitantes.

Pensar que el CDN no aporta

La ubicación geográfica de los usuarios llega a ser determinante en la velocidad de carga de un sitio. La falta de una CDN para distribuir contenido estáticamente a través de servidores ubicados estratégicamente en todo el mundo llega a resultar en tiempos de carga más lentos para usuarios en ubicaciones remotas. Implementar una CDN ayuda a reducir la latencia y acelerar la entrega de contenido, mejorando así la experiencia del usuario.

Es claro entonces que la velocidad de carga de una web es crucial para el éxito, aunque no es lo único, pues hace falta un buen contenido, la contratación de un servicio de link building, entre otros. De cualquier manera, abordar aspectos como el alojamiento, la optimización de archivos, el uso adecuado de plugins, la implementación de un plugin de caché y la limpieza del código son pasos clave para garantizar un rendimiento óptimo del sitio web.

Al pensar en los puntos mencionados, los propietarios de sitios pueden proporcionar a los usuarios una experiencia más rápida y eficiente, lo que puede tener un impacto positivo en la retención de visitantes y la satisfacción del usuario.